Festividad Santa Rosa de Lima con frases lindas

santa rosa de lima

Festividad Santa Rosa de Lima con frases lindas. Cada 30 de agosto se celebra la Festividad de Santa Rosa de Lima, en conmemoración a la Primera Santa de América que desde temprana edad decidió consagrar su vida a Dios y a la atención de los enfermos y niños. Nació en Lima, el 30 de abril de 1586 y falleció a los 31 años, el 23 de agosto de 1617. Santa Rosa de Lima, de nombre secular Isabel Flores de Oliva, fue una mística cristiana terciaria dominica canonizada por el papa Clemente X en 1671. Entre los santos nacidos en América, santa Rosa de Lima fue la primera en recibir el reconocimiento canónico de la Iglesia católica.

Frases Santa Rosa de Lima

• El amor es duro, pero es nuestra esencia. Eso es lo que nos eleva por encima del resto de las criaturas. El don de la gracia aumenta a medida que la lucha aumenta. Cuando servimos a los pobre y a los enfermos, servimos a Jesús.

• Señor, Dios nuestro, Tú has querido que Santa Rosa se consagre totalmente a ti, por su amor virginal, y por su penitencia de amor. Haz que guiados por el ejemplo de su caridad, seamos fecundos en el servicio de amor al prójimo, como buenos testigos del amor de Cristo. Guiados por el ejemplo de Santa Rosa, fortalece Padre, nuestro amor a ti y a nuestros hermanos, junto a quienes queremos alabarte y bendecirte, por los siglos de los siglos.

• El amor es duro, pero es nuestra esencia. Eso es lo que nos eleva por encima del resto de las otras criaturas.

• ¡Oh Rosa hermosísima! Que prevenida con el celestial rocío de la gracia, floreciste entre nosotros en sublimes ejemplos de virginidad y paciencia, obtenednos el que corriendo en pos del suave perfume de vuestras virtudes seamos agradables a Jesucristo tu esposo divino.

• Gloriosa Santa Rosa de Lima, tú que supiste lo que es amar a Jesús con un corazón tan fino y generoso enséñanos tus grandes virtudes para que, siguiendo tu ejemplo, podamos gozar de tu protección en la tierra y de tu compañía en el cielo.

• Santa Rosa, “Rosa y Reina del Perú”, encendida en el amor a Dios y a la fe, te apartaste del mundo y te entregaste a Cristo en medio de admirables penitencias. Quisiste ser apóstol y llevar a todos los hombres hacia Jesús. Para ello renunciaste a tu hermosura y a tus atractivos humanos, mortificando tu cuerpo… Alcánzanos el camino de la verdadera vida para que lleguemos a gozar un día de los bienes eternos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *